LA VERDAD ACERCA DE LAS MAMOGRAFÍAS Y EL CÁNCER DE MAMA

simbolo cancer“Primum non nocere” (lo primero es no hacer daño). Hipócrates

La cita que da comienzo a este artículo se refiere al deber de los médicos y profesionales de la salud en general de en primera instancia no causar daño; y también por lo tanto, a la obligación moral de remover o retirar lo que esté ocasionando un mal.

Como explica el facultativo Dr. Juan Gérvas en una de sus publicaciones:

Las expectativas sobre las posibilidades de la prevención son excesivas. En muchos casos no se cumple el “más vale prevenir que curar”. Toda actividad preventiva tiene efectos adversos. La prevención sin límites se ha convertido en un peligro para la salud pública. La prevención contribuye a la medicalización de la sociedad. Sociedad a la que enferma pues es agente patológico con gran capacidad de contagio y de hacer daño. Ante la prevención conviene la precaución.

Todo esto surgió a día de hoy al comenzar la jornada cuando por casualidad me tope con esta noticia:

http://subrayado.com.uy/Site/noticia/49637/cinco-uruguayas-son-diagnosticadas-con-cancer-de-mama-por-dia

Con lo que no pude resistir la tentación de escribir esta entrada para compartir un artículo del prestigioso Dr. Juan Gérvas titulado “Mamografías y cáncer de mama. Información imprescindible” que trata sobre el sobre-diagnóstico y sus posibles riesgos.

http://equipocesca.org/wp-content/uploads/2014/10/El-Mirador-3-mamograf%C3%ADas-preguntas.pdf

A continuación transcribo de forma textual dos fragmentos de dicha publicación:


¿Entonces vale la pena la mamografía?

El Consejo Médico de Suiza recomendó en 2013 el abandono de la mamografía pues 1/ no tiene impacto en la mortalidad general, 2/ no disminuye la mortalidad por cáncer en general, 3/ la disminución de la mortalidad por cáncer de mama es muy pequeña, del 0,1% (pasa de 0,5% a 0,4%) y 4/ se producen graves daños (por 1 muerte evitada por cáncer mama hay 10 mujeres tratadas sin necesidad por cáncer de mama).

En España la asociación de médicos independientes de la industria (No Gracias) pidió en 2014 una moratoria para la mamografía, por sus daños.

No sería el primer abandono de un método de cribado. Por ejemplo, se abandonó el diagnóstico precoz mediante cribado del neuroblastoma (un cáncer muy agresivo en bebés y niños) en Alemania, Austria, Canadá y Japón porque sus beneficios no compensaban sus daños.

Hay sólo un país en el mundo, Uruguay, en que la mamografía es obligatoria para poder trabajar (sectores público y privado) y/o recibir subsidios-ayudas públicas. Se explica, probablemente, por los intereses de quien siendo oncólogo en práctica privada (con una clínica dedicada a la oncología y a la mamografía en Montevideo) fue presidente de la nación.

En 1995 se publicó una revisión en la revista médica The Lancet sobre la mamografía de cribado que concluía diciendo: “Ya que los beneficios son marginales, los daños sustanciales y el coste enorme, no hay justificación para la financiación pública de las mamografías a ningún grupo de edad”.


¿Por qué hay una “epidemia falsa de cánceres de mama”?

Decimos que hay una “epidemia falsa de cánceres de mama” porque cada año se diagnostican miles y miles de nuevos casos de cáncer de mama, pero eso no repercute proporcionalmente en una menor mortalidad. Es una “fiebre diagnóstica” de cánceres de mama, por la mamografía de cribado.

Cada vez hay más mujeres tratadas por cáncer de mama diagnosticado en el proceso de la mamografía de cribado, pero en muchas mujeres ese cáncer nunca hubiera dado problemas.

Hay una “epidemia falsa de cánceres de mama” que es una epidemia macabra, pues miles de mujeres pasan en falso a ser “sobrevivientes al cáncer de mama” (un verdadero ejército en número, hasta más de un millón trescientas mil mujeres en Estados Unidos a lo largo de 30 años).

Cuantas más mamografías se hacen, más cánceres se diagnostican. Así sucede, por ejemplo, en el lugar del mundo con más cánceres de mama, Montevideo (Uruguay) [más de 100 por 100.000 mujeres, a la par de algunos lugares de Estados Unidos, como Connecticut, Massachusetts y el Distrito de Columbia].

Además, la “epidemia falsa de cánceres de mama” se retroalimenta, pues aumenta en falso el “riesgo familiar de cáncer de mama”. Cuantos más familiares tenga una mujer con cáncer de mama, mayor es su “riesgo” teórico de tener cáncer de mama. La “fiebre diagnóstica” de cáncer de mama con la mamografía no repercute sólo en la propia mujer, víctima del exceso diagnóstico, sino también en el “estigma estadístico” de sus familiares actuales y futuros.


Cabe aclarar que en Uruguay las mujeres que trabajan y tienen entre 40 y 59 años de edad, deben de realizarse cada dos años una mamografía para la detección de un posible cáncer de mama, porque de lo contrario no se les renueva el carnet de salud. Desde el año 2006 el decreto N°571/006 determina como requisito para expedir el carné de salud básico a las mujeres en todo el territorio nacional, la presentación del resultado de los exámenes de papanicolau y de mamografía vigente.

Sin más, que cada uno saque sus propias conclusiones…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s